Quiero vender mi vivienda, ¿Qué hago?

Vender tu casa va a exigir que apliques técnicas y conocimientos específicos del sector inmobiliario. No te pierdas nuestros consejos.

Si ha llegado el momento de vender tu casa de Valencia y quieres obtener el máximo beneficio, trabajar con el consultor de una inmobiliaria te enseñará cómo actuar correctamente. No obstante, siguiendo ciertas reglas genéricas podrás aumentar aún más su valor de mercado. ¡Toma nota!

Dedica tiempo a conocer el mercado inmobiliario de tu zona

Antes de sacar una propiedad al mercado, es importante que conozcas las características de los compradores y de tu competencia. Así no solo podrás fijar un precio de salida con precisión, sino que también dispondrás de datos con los que tomar las decisiones más convenientes para tus fines.

Con una buena prospección de mercado entenderás cuál es tu posición, sabrás qué oportunidades tienes y cómo conseguirlas. Solo tendrás que hacerte las preguntas correctas

Ten toda la documentación al día y preparada para la venta

Una de las cargas implícitas en la venta de una propiedad es la administrativa. Tener todos los papeles listos para la venta te ayudará a garantizar que los trámites se realizan en el menor tiempo posible. Además, dará sensación de confianza y seriedad a los compradores.

  • Antes de cerrar la venta vas a necesitar documentos acreditativos. Una nota simple del registro que confirme que el inmueble es tuyo, un certificado de eficiencia energética, la cédula de habitabilidad o los planos de la vivienda serán un buen punto de partida.
  • Cuando llegue el momento de firmar el contrato de arras, tendrás que compartir con el comprador los estatutos de la comunidad de propietarios (si los hubiese), el recibo del IBI y, si tiene más de 45 años, el certificado de inspección técnica del edificio.
  • A la hora de firmar la escritura de compraventa, necesitarás tu documentación, así como las últimas facturas de los suministros y los certificados de deuda cero y de estar al corriente de pagos en la comunidad de propietarios.

Asegúrate de que la casa está en óptimas condiciones

Pon tu propiedad a la venta en unas condiciones óptimas. Las mejoras y arreglos que vas a poder hacer dependerán del estado del inmueble y de tu presupuesto pero, por regla general, podrás recuperar entre un 110 y un 120 % de lo invertido

  • Pintar la vivienda suele dar muy buenos resultados. Los clientes verán un espacio cuidado, limpio y ordenado, y percibirán que se ha invertido en su mantenimiento.
  • Otras reformas superficiales y de bajo coste son la renovación de la grifería, cisternas, tiradores de armarios, etcétera. Las podrás hacer tú mismo y no necesitan de una gran inversión.
  • Las cocinas y baños ofrecen un mayor retorno de la inversión. No siempre es necesario, pero si la vivienda a la venta es heredada o tiene muchos años, los compradores agradecerán la tranquilidad y comodidad de no tener que hacer esas modificaciones.
  • En pisos muy antiguos, modernizar la distribución puede ser clave. Es la renovación que exige más inversión, pero adaptar las características de un inmueble viejo a una vivienda moderna puede suponerte grandes beneficios.

Crea un plan de marketing

Debido a la democratización del mercado inmobiliario, en la actualidad es fácil encontrar cientos de propiedades a la venta con características muy similares. Sé proactivo y sigue una estrategia de penetración y diferenciación.

  • Conoce cuáles son las fuentes de información más consultadas por tu público, y asegúrate de estar presente. Intenta encontrar sistemas originales y que llamen la atención, como visitas 360º o con realidad aumentada.
  • Google AdWords tiene muy buen rendimiento, y te permite llegar a los usuarios con potencial real fácilmente.
  • Planifica estrategias para atraer interesados hasta el inmueble. Celebra un día de puertas abiertas, o no pongas fotos de todas las estancias. Eso hará que crezca la curiosidad, y te ayudará a cerrar citas presenciales.

Cuenta con la ayuda de un consultor de inmobiliaria

Sabemos que todas las ideas que acabamos de nombrar requieren cierto conocimiento, mucho trabajo y, en ocasiones, también suponen un coste elevado. Con la ayuda de un consultor inmobiliario tendrás garantizada la eficacia de estas acciones y optimizarás el gasto.

Gracias a su bagaje profesional, un consultor sabrá qué medidas debe tomar para que tu inmueble destaque sobre el resto, así como los circuitos más adecuados para mostrarlo a los compradores potenciales. Tendrá sistemas de trabajo probados, y empezará de cero a plantear el plan de marketing. Además, es posible que cuente con una cartera de clientes con los que trabajar desde el primer momento.

En las acciones que necesiten producción, como vídeos, fotografías y demás, no tendrás que invertir en los sistemas de imagen ni subcontratar a nadie. Los profesionales del sector cuentan con todo lo necesario para hacerlo por su cuenta, ya que al trabajar con otros muchos propietarios se benefician de las economías de escala.

De todo lo que hemos visto podemos concluir que, para vender tu casa en Valencia, vas a tener que coordinar previsión con estrategia. Localizar a los compradores potenciales, llegar hasta ellos y mostrarles lo que buscan son solo algunas de las claves.

Entradas recomendadas