¿Qué tengo que valorar para comprar una vivienda?

Si estás interesado en comprar una casa en Valencia, es importante que cuentes con las herramientas necesarias para poder valorar correctamente la operación. No hay duda que el consultor de una inmobiliaria te ayudará a conseguir la estimación más precisa, pero, si quieres hacerlo por tu cuenta, ¿en qué te tienes que fijar para determinar si estás ante un precio justo? 

Los trucos del consultor de inmobiliaria para valorar una casa.

Lo primero que tienes que considerar es si sus características se adaptan a lo que necesitas; a partir de ahí, es el momento de fijarse en los puntos más habituales. Aunque cada vivienda es un mundo, estos son algunos de los que debes valorar. 

¿Dónde se encuentra el inmueble?

Para poder establecer un valor estimado, es importante que tengas en cuenta dónde se encuentra la propiedad a comprar. No es lo mismo un barrio seguro, céntrico y con cierto prestigio que otro ubicado en la periferia. Con una investigación superficial podrás encontrar una media del precio por metro cuadrado y compararlo con el precio de salida.

Si quieres ser preciso, también es importante que consideres la calle exacta. No todas tienen las mismas características, y las zonas amplias y silenciosas están mucho más cotizadas que los lugares en los que hay locales de ocio nocturno o resultan conflictivos.

¿Cuál es el estado de la vivienda?

Cuando estés valorando tu futura inversión, es fundamental que tengas en cuenta su estado de conservación. ¿Está lista para entrar a vivir o vas a tener que invertir dinero en acondicionarla? Cuantas más cosas estén por hacer, más tendrás que gastar.

Esto aumentará el precio relativo de la vivienda, además de retrasar el momento en el que puedas empezar a disfrutarla. Si son necesarias las modificaciones, estima cuáles son y asígnales un valor. Después, deberás ponderar este en el precio final.

¿Qué instalaciones tiene la casa?

En este caso, vas a tener que considerar cómo está hecha la casa y cuál es su estado de conservación. Aspectos como los suelos de madera, aire acondicionado, aislamientos térmicos o sistemas de eficiencia energética son decisivos. Todos ellos mejoran el confort del inmueble y, en consecuencia, su valor.

Una vez revisados estos atributos, comprueba también su estado. Si son necesarias reparaciones, al igual que ocurre con las reformas, debes deducir parte de su coste del precio final. 

¿Cuál es la orientación de la fachada principal?

Aunque hace unos años esto no se tenía tan en cuenta, lo cierto es que el lugar en el que se encuentran las ventanas de tu casa y la distribución de sus habitaciones tienen un impacto directo en el confort. Si optas por una orientación este o sur, conseguirás más luminosidad natural y la vivienda será más cálida. Los pisos orientados al norte o al oeste suelen ser más oscuros y fríos.

¿Cuál es el estado del edificio?

El valor de tu futura propiedad no solo depende de sus características, sino de las del edificio en el que se encuentra. Da igual que la casa tenga las mejores condiciones: si el edificio no acompaña, esto afectará a su valor de mercado.

Considera la antigüedad de la construcción, así como las labores de mantenimiento que se han realizado. Esto te dará una orientación sobre posibles sobrecostes en derramas, reparaciones y otras modificaciones. Si tiene más de 45 años, podrás pedir una copia del informe de la Inspección Técnica de Edificios y revisar los comentarios.

¿Con qué servicios cuenta la propiedad?

Estos van a tener una incidencia directa en tu calidad de vida. Los servicios externos están relacionados con la ubicación, como tener un colegio cerca, paradas de transporte público, supermercados… Todo ello aumentará el valor de tu futura propiedad.

Por otra parte, si el piso está ubicado dentro de una urbanización, también es posible que te encuentres con ventajas como piscinas, ascensores, garajes, pistas deportivas o jardines. Aunque estos beneficios suelen venir asociados a una cuota de comunidad relativamente elevada, también es cierto que son ventajas que aumentan el valor de mercado de la propiedad.

Por cuánto se están valorando otras viviendas similares.

Aunque creemos que todos los puntos anteriores se pueden resumir en este, es cierto que profundizar en cada uno te ayudará a ser más preciso. Aún así, no está de más que te informes y hagas el esfuerzo activo de descubrir la valoración de otras viviendas a la venta con similares características en la misma zona.

Los precios de la vivienda están en constante cambio, y factores aparentemente impredecibles, como la apertura de un servicio público o de una línea de autobús, pueden cambiar las valoraciones de un día para otro. Por eso es importante que realices esta comprobación directamente y te asegures de que no se te escapa ningún detalle.

En suma, para comprar una casa en Valencia y partir de una valoración eficaz, debes dominar y tener en cuenta una serie importante de variables, como la ubicación, su estado real o las comodidades que ofrece. Contando con la ayuda de un buen asesor tendrás la tranquilidad y la seguridad de saber que alguien lo hará por ti de forma precisa.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Abrir chat